Inaugurado el nuevo Tanatorio Áltima de Terrassa

  • TOP EMPRESAS

  • Por Redacción1
    Sep 06, 2018

    Este jueves se ha inaugurado el Tanatorio Áltima de Terrassa, el primero que la empresa pone en funcionamiento en el Vallès Occidental (Barcelona). El acto ha contado con la presencia de la regidora de Servicios  Funerarios y Cementerios del Ayuntamiento de Terrassa, Gracia García, y de la alcaldesa de Matadepera, Mireia Solsona, así como otras autoridades de la zona, los equipos directivos y responsables de Áltima y de Funerària Montserrat Truyols, además de varios representantes de Batlle i Roig Arquitectura, estudio que ha proyectado el equipamiento funerario. A la inauguración, a la que ha asistido parte del equipo de Revista Funeraria, también han acudido profesionales del sector funerario y ámbitos afines.

    Con una fachada que da a tres calles, el nuevo tanatorio de Terrassa está situado en la avenida del Vallès, 742 (polígono industrial de Can Petit) y acoge tres grandes salas de velatorio con acceso independiente desde el exterior, un oratorio para celebrar ceremonias de cualquier creencia, religiosas o laicas, y oficinas de atención a las familias. Se trata de un equipamiento abierto a todas las personas que  soliciten los servicios, tanto si disponen como si no de seguro de defunción, durante las 24 horas de los 365 días del año. Principalmente prestará servicio a todos los residentes de Terrassa y de las poblaciones cercanas, como Matadepera o Viladecavalls, entre otras. El proyecto, en el cual se han invertido 3,3 millones de euros, se ha hecho mediante una sociedad entre Áltima y Funeraria Montserrat Truyols, empresa muy vinculada a este territorio.

    La puesta en marcha de este nuevo tanatorio significa la posibilidad de contar con una nueva alternativa, sólida y de calidad, donde llevar a cabo un servicio funerario en Terrassa. El centro está abierto a todo el mundo y ofrece unos servicios funerarios integrales, desde la recogida en cualquier punto o municipio donde se produzca la defunción, hasta el entierro o la inhumación de las cenizas en el cementerio elegido”, explica Jordi Viñas, director general de Obras y Expansión de Áltima. La compañía funeraria también garantiza un servicio personalizado y adaptado a las necesidades de las familias. En este sentido, además de ofrecer presupuestos sin compromiso, cuenta con mivoluntad, un servicio dirigido principalmente a personas de más de 70 años que permite dejar contratado el propio servicio funerario.

    Bien comunicado con la ciudad y otras localidades vecinas, el nuevo centro funerario de Terrassa dispone de 1.380 m2 construidos en planta baja, sobre un solar de más de 5.000 m2. Según el arquitecto Enric Batlle, socio fundador de Batlle i Roig Arquitectura, la empresa que ha diseñado el proyecto, “el tanatorio está planteado para hacer lo más cómoda y confortable posible la estancia a los usuarios, a partir de elementos que facilitan la movilidad, potenciando los espacios amplios y de fácil acceso, así como la intimidad y la privacidad, a través de entradas independientes desde el exterior a cada sala de velatorio”. Esta característica permite que las familias accedan directamente a cada una de las tres salas y que  puedan gestionar la entrada y salida en cualquier momento del día, sin tener que pasar por la recepción principal del tanatorio. Cada sala tiene 123 m2, un vestíbulo propio, un espacio para la familia con guardarropa y baño, una dependencia destinada al túmulo y un jardín exterior privado.

    El tanatorio también cuenta con un oratorio de 250 m2 con capacidad para 160 personas sentadas que permite la celebración de ceremonias laicas o religiosas. Se accede desde la recepción principal, que conecta a su vez con las oficinas de atención personalizada a las familias, la exposición de flores y la zona común de descanso o vending. Las dos fachadas principales del centro disponen de un gran porche que cubre ininterrumpidamente la puerta principal y las entradas de las tres salas de velatorio. Dispone de un aparcamiento exterior ajardinado con 109 plazas de estacionamiento gratuito. La instalación contempla también una zona de acceso privado para el personal interno, donde se encuentran la sala de tanatopraxia y un espacio para ritos musulmanes, entre otras dependencias técnicas.

    En la construcción del nuevo proyecto funerario, Áltima ha priorizado el uso de elementos respetuosos con el medio ambiente y que favorezcan la eficiencia energética. En este sentido, se ha apostado por soluciones constructivas de proximidad, el uso de materiales reciclados así como de prefabricados en estructuras de recubrimiento y revestimiento, con el objetivo de reducir la energía en la fabricación y la generación de residuos y, en definitiva, minimizar el impacto de la huella de carbono. También se han incorporado sistemas de climatización con recuperación de calor e iluminación de bajo consumo tipo LED en todas las estancias, con temporización de uso para priorizar la luz natural. Finalmente, en las zonas verdes se han plantado especies vegetales autóctonas con necesidades hídricas bajas.