La ola de calor registrada este verano incrementa la mortalidad en Zaragoza

  • TOP EMPRESAS

  • Por Redacción2
    Sep 04, 2019

    El intenso calor registrado en Aragón este verano ha disparado la mortalidad en la región, que ha sido mucho mayor de la habitual, como indican datos recopilados por las autoridades sanitarias. En este sentido, los quince días de temperaturas extremas que se vivieron en Zaragoza a finales de junio, superando los 43 grados, y durante el mes de julio elevaron la tasa de mortalidad de la capital aragonesa un 13,3% respecto al año pasado, según publica el diario Heraldo de Aragón. Concretamente han sido 674 los fallecimientos producidos este año, frente a los 595 del 2018 y 592 en 2017.

    Este incremento del número de fallecidos ha supuesto para Serfutosa, empresa concesionaria del Complejo Funerario de Torrero, un mayor volumen de trabajo este verano. De hecho, los registros del Tanatorio de Torrero contabilizaron este julio los mismos enterramientos que en febrero, en pleno invierno y con epidemia de gripe “La diferencia entre un mes de invierno como febrero y julio suele oscilar entre 30 muertos a más de 100. Pero lo que es extraño es que en ambos meses los fallecidos asciendan a 674, la misma cifra. Es un hecho inédito en este siglo", explica Carlos Lobera, responsable de la compañía.

    Aunque la mortalidad del verano todavía no se asemeja a los niveles de enero, con 814 sepelios, tanto los responsables del tanatorio zaragozano como profesionales sanitarios subrayan un evidente cambio de tendencia registrado en los últimos años.

    En total, según los datos del Registro Civil de Zaragoza, de enero a julio se han producido 4.749 fallecimientos, que superan en 215 a los 4.534 del año pasado en el mismo periodo. Pero al comparar esta cifra con la del 2017, que fue el año con más decesos del siglo en la ciudad (4.822), la subida de julio ha establecido en solo 73 la diferencia.

    Por otro lado, también existe un aumento claro de las incineraciones en los tanatorios de Zaragoza, alcanzando el 60% de los fallecidos. “Desde que se puso en marcha en 2014 la empresa Servisa en la Z-40 han llegado a incinerar alrededor de unos 900 fallecidos (de los 1.600 que entierran cada año), que se suman a los más de 3.000 que se realizan en Torrero”.