Buscar

Partes en las que se divide la herencia

Para saber cómo se reparten los bienes del causante debemos tener en cuenta que la herencia se divide en tres partes o tercios, la legítima, la mejora y la libre disposición.

1.La legítima es la parte de herencia que el testador no puede disponer libremente, ya que se reserva a determinados herederos forzosos, es decir, va dirigida a los descendientes directos (hijos) del fallecido de forma equitativa (si alguno de ellos hubiese fallecido, esta parte pasará a sus descendientes directos en la misma proporción que le hubiese correspondido al mismo), salvo que el testador decida desheredar a uno de ellos de forma expresa.

2.La mejora es la parte de la herencia que el testador puede disponer para beneficiar a uno o varios de sus herederos forzosos. Dicha disposición debe ser reflejada en el testamento fehacientemente, ya que, de no existir la certeza, la mejora se repartirá a partes iguales entre los legitimarios.

3.Y por último, la libre disposición es la parte de la herencia sobre la que el testador puede libremente disponer, mediante testamento, a favor de cualquier persona sin necesidad de que los mismos sean descendientes. Al igual que ocurre con el tercio de mejora, de no existir tal voluntad, la misma pasará a formar parte de lo que reciben los perceptores de la legítima.

Fuente: Inventarium

Compartir en :