Las nuevas alternativas en féretros y panteones ecológicos y sostenibles de Áltima

  • TOP EMPRESAS

  • Por revistafuneraria
    Oct 30, 2019

    Con el objetivo de ofrecer unos servicios cada vez más sostenibles y personalizados, Áltima ha diseñado dos propuestas únicas en nuestro país. Por un lado, unos ataúdes de madera ecológica que permiten la impresión de una gran imagen en la tapa, con tinta no contaminante, y, por otro, los Panteones del bosque, unas innovadoras sepulturas soterradas en plena naturaleza, en el cementerio de Roques Blanques (el Papiol, Barcelona), que quedan integradas completamente con la vegetación del entorno.

    La empresa, especializada en la gestión de servicios funerarios, tanatorios, crematorios y cementerios, apuesta desde hace años por soluciones respetuosas con el medio ambiente en los diversos centros donde presta servicio. Tal como expone Josep Ventura, director general de Servicios Funerarios de Áltima, "nuestra filosofía es ofrecer unos servicios funerarios adaptados a las personas y que, a la vez, sean lo más sostenibles posible. Hace más de diez años ya empezamos con alternativas como el Bosque de la calma, pasando por la adquisición de los primeros vehículos eléctricos hasta llegar a los féretros ecológicos personalizables o los panteones verdes de hoy. Y no sólo eso, sino que desde hace tres años medimos nuestra huella de carbono con el objetivo de seguir mejorando".

    En cuanto a las imágenes que las nuevas cajas "eco" llevan impresas en la tapa pueden ser tanto de inspiración religiosa como laica, como San Jorge, el mar Mediterráneo, el Tibidabo, un paisaje de viñedos o un ángel. La iniciativa ya está en marcha en el Tanatorio Ronda de Dalt de Barcelona y se espera que las cajas se distribuyan en el resto de centros del grupo en los próximos meses, con posibles nuevas temáticas de imágenes. Por otra parte, los Panteones del bosque, diseñados por el estudio Batlleiroig Arquitectes, los mismos que proyectaron el cementerio de Roques Blanques hace 35 años, están pensados para ir soterrados, a medio metro por debajo del prado conocido como Camino del bosque. Cada panteón dispondrá de una parcela independiente e íntima cubierta de vegetación arbustiva. Muy cerca se situará un banco de piedra natural como punto de observación del paisaje y descanso de los visitantes. La sepultura contará con una pequeña piedra vertical, a modo de estela funeraria, donde será posible grabar el nombre del difunto.

    La incineración se acerca al 52 % a Àltima

    La principal tendencia al alza de los últimos años en el ámbito funerario es la incineración. En Áltima, esta opción ya representa cerca del 52 % de los servicios de la compañía en el último año. Según datos de la empresa, en Cataluña, la cifra supera el 45%, una tendencia consolidada en las zonas urbanas -en el área metropolitana de Barcelona roza el 50% - pero cada vez más creciente también en áreas menos pobladas. Según el director general de Cementerios de la empresa, Joan Ventura, "hace unos diez años que la incineración comenzó a despuntar y a marcar tendencia en nuestro país. Es el cambio más importante de los últimos tiempos en el ámbito de los servicios funerarios y nos hemos ido adaptando progresivamente, integrando el servicio de crematorio en varios tanatorios y cementerios que gestionamos, así como sepulturas y urnas específicas para el destino de las cenizas". En este sentido, Áltima ha puesto en marcha este año un nuevo horno crematorio en el tanatorio que abrió hace poco más de un año en Terrassa, en el barrio de Can Petit. En total, la empresa dispone de ocho crematorios en Cataluña, distribuidos principalmente en las provincias de Barcelona y Girona (Figueres y Ripoll). La compañía tiene previsto poner en marcha antes de finales de año el Tanatorio del Litoral, un equipamiento en Sant Adrià de Besòs que gestionará conjuntamente con PFB – Serveis Funeraris y que dispondrá también de servicio de incineración y de un jardín para la inhumación de las cenizas.

    Del total de servicios de Áltima, un 80 % se inclina por ataúdes ecológicos -de madera de tala controlada, barnizados al agua y sin elementos metálicos ni tejidos sintéticos- y un 40 % de las urnas ya son biodegradables –de arcilla, sal, barro o bambú, principalmente-. Los cambios de hábitos a la hora de la despedida también se evidencia en cuanto al tipo de ceremonia, ya que más del 19 % elige opciones laicas y poco más del 80 % son celebraciones religiosas, mayoritariamente católicas.

    La funeraria con más vehículos eléctricos

    El eje de la sostenibilidad abarca hasta el ámbito de la movilidad en Áltima, tanto respecto a los vehículos propiamente funerarios como los comerciales. En este sentido, la empresa tiene previsto ampliar la flota de coches eléctricos con 10 nuevas unidades, principalmente durante el primer trimestre de 2020. Dispondrá así de un total de 23 vehículos de este tipo, por lo que se convertirá en la funeraria con más flota propia de coches eléctricos del país y de Europa. La compañía ya fue pionera en 2009 con la adquisición del ION, un coche fúnebre 100% eléctrico, y en 2013, con la incorporación del nuevo modelo E-Moon, con más autonomía que el anterior. El objetivo de la empresa es poder tener una flota 100% eléctrica a medio plazo.

    Libro homenaje a la naturaleza de Roques Blanques y fomento de las ofrendas de flor natural

    Coincidiendo con el 35 aniversario del recinto, Rocas Blancas acaba de publicar un libro que repasa la flora y la fauna presentes en este espacio, así como los diversos proyectos llevados a cabo en el cementerio para el estudio y la preservación de los murciélagos y las mariposas. Bajo el título de "El cementiri comarcal de Roques Blanques", y editado en colaboración con el Museo de Ciencias Naturales de Granollers, el libro es un hermoso homenaje visual a las diversas especies del cementerio, con textos del biólogo Carles Flaquer, e ilustraciones de Salvador Vinyes y fotografías de Sílvia y Oriol Massana. El ejemplar se entregará a las familias usuarias de Roques Blanques.

    En línea con el fomento de este entorno privilegiado donde se encuentra Roques Blanques, el cementerio ha querido impulsar este año una iniciativa para potenciar la flor natural para Todos los Santos. Así, el recinto ofrecerá gratuitamente una planta natural a los usuarios que lleven las flores artificiales viejas (del 28 de octubre al 1 de noviembre, y hasta finalizar existencias). El objetivo es reducir el residuo plástico en los cementerios y favorecer el compostaje a partir de la flor natural.