Nuevos filtros de control de emisión de partículas para los crematorios de Valencia

  • TOP EMPRESAS

  • Por Redacción2
    Oct 09, 2019

    El Ayuntamiento de Valencia ha licitado la prestación de los servicios de mantenimiento y explotación de los hornos crematorios del Cementerio General, incluyendo como gran novedad la actualización del sistema de filtrado de gases así como de los equipos de medición de partículas, según ha publicado el propio consistorio. Además del crematorio que gestiona el consistorio, hay otro, el del Tanatorio Municipal, gestionado por una empresa concesionaria que también se adaptará a la legislación vigente y también incluirá los nuevos filtros. En este caso, el consistorio ha hecho de intermediario entre la empresa y la Conselleria para trasladar el proyecto de una a otra.

    El presupuesto total de licitación es de 2.253.434,97 euros y se estima que la intervención podría estar terminada durante el primer semestre del año que viene. “Nos encontramos ante una inversión importante, que requiere un estudio técnico también considerable y que permitirá adaptar en tiempo y forma los hornos crematorios de nuestra ciudad a la legislación medioambiental”, ha anotado el concejal delegado de Cementerios y Servicios Funerarios, Alejandro Ramón.

    El respeto al medio ambiente es uno de los objetivos de una intervención con que se incidirá en el control en los hornos crematorios municipales de los parámetros de emisión de partículas que establece la normativa vigente. Todo gracias a un sistema de filtros que retendrán las partículas y reducirán las emisiones. Las empresas licitadoras tendrán que hacer frente, además, a la obra civil necesaria y prestarán los servicios objeto de este contrato durante los siguientes cuatro años.

    Por otro lado, entre los servicios que acometan está también el de limpieza y mantenimiento de las cámaras frigoríficas, de los cremuladores y de las carretillas elevadoras porta féretros. Además, se harán cargo del servicio de cremación de cadáveres, desde la recepción de la documentación necesaria hasta la ceremonia de despedida, y del proceso de cremación, identificando en todo momento cada paso hasta la entrega de las urnas cinerarias a las familias y controlando que no se superen en ningún momento los valores límite de emisión de gases a la atmósfera.