Funerarias Noega celebra su segunda temporada de conciertos al aire libre

  • TOP EMPRESAS

  • Por Redacción3
    Jul 24, 2019

    La empresa asturiana Funerarias Noega organiza este verano su segundo ciclo de conciertos de música clásica al aire libre en el Tanatorio Jardín El Lauredal, situado en Gijón, dentro de un recinto de 5.000 m2, con amplias zonas ajardinadas. Concretamente, se celebrarán tres conciertos protagonizados por reconocidos artistas locales e internacionales. El primero de ellos tendrá lugar el próximo sábado 27 de julio y correrá a cargo del Coro Asturiano de Gijón, uno de los más antiguos y populares del Principado, ya que fue fundado hace casi 50 años. Está compuesto por 25 voces graves que, bajo la dirección de José Fernández Avello, cantarán temas relacionados fundamentalmente con el folklore asturiano.

    El segundo concierto, programado para el 17 de agosto, correrá a cargo del cuarteto Música y Vida, integrado por el músico asturiano Saúl Suárez, el italiano Andrea Baruffaldi y los rusos Vadim Pichurin y Ella Esipovich. Ofrecerán un recital de violín, piano y contrabajo, que incluirá piezas como ‘La vida es bella’ y ‘Moon River’.

    Finalmente, el 7 de septiembre el grupo Flapia, compuesto por diez jóvenes alumnos de la Escuela de Música Si Bemol, cerrará el programa de este año con 19 piezas clásicas interpretadas con piano, flauta travesera y xilófono, bajo la dirección de Mercedes Guisasola.

    Las actuaciones tendrán lugar en los jardines que rodean al tanatorio, un espacio único de más de 4.000 m2 poblados de árboles centenarios. Los conciertos se celebrarán por la noche, cuando ya no hay actividad en el tanatorio, para no incomodar a las familias que acuden a despedir a sus seres queridos.

    El Tanatorio Jardín El Lauredal se convierte así no solo en un lugar de duelo, sino también de encuentro cultural. Funerarias Noega, fiel a su compromiso de fomentar la cultura local, quiere además hacer de este evento una seña de identidad de Gijón, tanto por su calidad como por la singularidad de su entorno.